dimarts, 24 de juliol de 2012

Los sindicatos advierten de que el cierre de urgencias es ilegal

A. P. F. DÉNIA La eufemística "reorganización" de la sanidad en la Marina Alta es un hecho. Los centros de salud de Pedreguer, Gata de Gorgos, Ondara y el Verger (estos dos se turnaban) ya no atendieron anoche urgencias. Los vecinos de estos pueblos, así como los de Beniarbeig, Benidoleig, Els Poblets y las entidades locales de la Llosa de Camatxo y Jesús Pobre, pueden empezar a acostumbrarse a coger el coche si enferman. Las guardias se atienden ahora en el hospital comarcal de Dénia (en la Xara).
Sin embargo, la Plataforma en Defensa de la Sanitat Pública en la Marina Alta no está dispuesta a que se cierren sin más estas urgencias nocturnas. Respaldado por el alcalde de Pedreguer, Sergi Ferrús, del Bloc, los diputados Jordi Serra (PSPV) y Lluís Torró (EUPV) y el secretario comarcal de ERPV, Saül Ortolà, uno de sus representantes leyó ayer un comunicado que incidía en que el cierre de estos centros de salud en horario nocturno es incluso ilegal. El comunicado abundaba en que suprimir este servicio y desviar las urgencias de atención primaria al hospital "supone una vulneración flagrante de la Ley General de Sanidad y de la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud". Recordaba que los centros de salud "salvan vidas en urgencias" y garantizan que se atienda durante las 24 horas del día a enfermos que necesitan cuidados paliativos como son los postquirúrgicos, oncológicos o crónicos.
El comunicado lo leyó Xavi Pons, quien también representa a Intersindical Salut. En él, se calificaba la situación de "tragicómica". "Cómica porque pone de manifiesto que los directivos de Marina Salud desconocen totalmente el Sistema Nacional de Salud y las leyes que lo gobiernan, y trágica porque de seguir adelante dejará a muchos ciudadanos sin su derecho efectivo a una salud pública digna y de calidad con un peligro real para sus vidas y salud".
La plataforma advirtió de que se está discriminando a los vecinos del Verger, Els Poblets, Ondara, Beniarbeig, Benidoleig, Pedreguer y Gata. "Tienen el mismo derecho al acceso a la salud que cualquier otro ciudadano, y este derecho está protegido constitucionalmente", recalcaba el comunicado.
El cierre de estas urgencias ha hecho estallar la crisis sanitaria en la Marina Alta. La plataforma emplazó ayer al conseller Luis Rosado a "dar la cara" y dejar claro a la empresa Marina Salud que no puede suprimir servicios básicos. Además, exigió la dimisión del gerente de la empresa sanitaria.
Frente progresista contra los recortes y resignación en el PP
Los alcaldes del PP se borran del frente contra el cierre de las urgencias nocturnas de cuatro centros de salud. Dan por buena esa "solución intermedia" de que sus vecinos acudan a un servicio habilitado por Marina Salud en el hospital comarcal en lugar de a los centros de salud de Xàbia y Dénia, que están mucho más lejos. Solo los alcaldes de Pedreguer y Benidoleig, Sergi Ferrús y Josep Vicent Pons, ambos del Bloc, mantuvieron el viernes, en la reunión de munícipes con Marina Salud, su rechazo frontal a la supresión de las guardias en horario nocturno. Los partidos progresistas y los sindicatos no se resignan. Bloc-Compromís, PSPV, EU y ERPV mostraron ayer su apoyo a la Plataforma por la Defensa de la Sanitat Pública.

FONT: LEVANTE EMV

Vecinos de Pedreguer «toman» el centro de salud para evitar el cierre



Agentes de la Policía Local y la Guardia Civil tuvieron que acudir anoche al centro de salud del municipio debido a la presencia de un grupo de personas que se negaba a abandonar las instalaciones sanitarias. Un ambulatorio, que al igual que el de Ondara y ElVerger, dejó anoche de prestar las urgencias nocturnas desde las 22 horas hasta a las 8 de la mañana.
A las 21 horas, como había aconsejado la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública, más de 150 personas, entre ellas el alcalde, Sergi Ferrús y otros concejales, se acercaron al ambulatorio de Pedreguer con su SIP y con el fin de evitar el cierre de este centro. Y para ello, se dirigieron al celador y aseguraron encontrarse mal. Unos decían tener dolor de garganta y otros, dolor de tripa.
La mayoría se quedó en la sala de espera de abajo, otros en la calle y otros lograron acceder a la planta de arriba, donde están las consultas.
Al ver que la gente que subió al primer piso no bajaba, se alertó a las fuerzas de seguridad para que procediesen al desalojo del centro. No obstante, y tras la conversación que mantuvieron la Policía Local, Guardia Civil y el alcalde, Sergi Ferrús, la Benemérita abandonó el lugar, ya que según dijo el munícipe, no había motivo para desalojar el edificio. El jefe del ejecutivo comentó a LASPROVINCIASque el edificio es de «propiedad municipal» y no de la empresa que gestiona la sanidad en la comarca.
Minutos después de las 22 horas, el alcalde se dirigió a los presentes, que iban abandonando poco a poco del centro, para agradecerles que hubiesen estado allí. En tono irónico les dijo, que si mañana por la noche (por hoy)se encontraban otra vez mal, que volviesen al centro de salud.
Todos aplaudieron sus palabras y de inmediato se disolvió la concentración de anoche en contra del cierre del ambulatorio.
Bloc-Compromís, PSPV, EU y ERPV comparecieron ayer por la mañana para acusar al conseller de Sanidad, Luis Rosado, de ser el responsable último de las decisiones que en materia sanitaria se están tomando.
Le pidieron que se haga cargo de sus responsabilidades para con los ciudadanos y políticos de la comarca para que no se cierren los centros de salud. Además, estos partidos políticos, pidieron la dimisión inmediata del responsable de la empresa. De esta forma, Sergi Ferrús, Jordi Serra, Lluís Torró y Saül Ortolà y un miembro de la plataforma apuntaron que el cierre de los centros de salud por la noche y la indicación de que los ciudadanos acudan al hospital para urgencias de atención primaria «supone una vulneración flagrante de la Ley General de Sanidad y de la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud».
Reseñar que Ferrús tildó ayer de «paripé» la reunión del viernes pasado en la que se acordó cerrar los ambulatorios y que los pacientes fuesen al Hospital.

FONT: LAS PROVINCIAS 24/07/2012

dimecres, 18 de juliol de 2012

A PARTIR DEL 23 DE JULIO LAS POBLACIONES DE GATA DE GORGOS, PEDREGUER, ONDARA, EL VERGER,  ELS POBLETS, BENIARBEIG Y BENIDOLEIG
 SE QUEDEN SIN SERVICIO DE GUARDIAS EN LOS CENTROS DE SALUD.

NO LO PUEDES
CONSENTIR!!!
Miércoles 18 de julio a las 18 h.
CARAVANA DE VEHICULOS
Salida parque Torrequemada
                       Y a las 21h.
CONCENTRACIÓN
Puertas urgencias Hospital de Denia

dissabte, 14 de juliol de 2012

Benvinguda al Sr. Conseller Luis Rosado a l'Hospital de Dénia

Hui hem estat a l'Hopsital de Dénia per donar-li la benvinguda al Sr. Conseller que ha vingut a inaugurar l'ampliació del servici d'hemodiàlisi. Però a entrat calentet de xiulits i d'algun crit de xoriço, lladre i tot això.
Bé però amb una actitut burlesca no ha llevat el somriure de la seua cara i del problema del tancament de les Urgències dels Centres de Salut, no ha dit ni pruna.

La Plataforma per la defensa de la Sanitat Pública aconsegueix 5.000 signatures contra els tancaments de les Guàrdies dels Centres de Salut


Ahir divendres membres de la Plataforma ciutadana varem registrar a l’Ajuntament d’Ondara les signatures arreplegades durant els últims dies en els Centres de Salut, mercadillos i comerços de la Marina Alta.

Convençuts que gràcies a la mobilització de la ciutadania, Marina Salut pot replantejar-se aquesta mesura, creiem que, més d’un 10% de la població que es vorà afectada ha dit clarament que està contra el tancament de les guàrdies .

Unes hores abans, a les 9:15h es celebrava un ple extraordinari i urgent al mateix Ajuntament d’Ondara on les tres forces polítiques, posaven en comú el seu desacord amb Marina Salut i on es demanva la mediació de la Conselleria de Sanitat al respecte.

Des de la Plataforma aplaudim que l’administració més propera als ciutadans com son els ajuntaments, s’impliquen en aquesta problemàtica i es manifesten a favor dels qui representen i deixen de costat les discrepàncies polítiques en benefici del ciutadà. Pel que fa a la Conselleria de Sanitat, en un primer moment tot apuntava a que el tancament de les guàrdies comptaven amb el vist i plau de la Conselleria de Sanitat però pareix ser que eixa autorització encara no ha estat efectiva.

Hui dissabte està prevista la visita del Conseller Luis Rosado a l’Hospital de Dénia per tal d’inaugurar l’ampliació del servei de diàlisi. Ahir mateix, ens havien anunciat que la visita es posposava però a ultima hora del matí, és confirmava que la visita es realitzaria hui.

Des de la Plataforma hem convocat a una concentració a les portes de l’Hospital a les 11 del matí per mostrar-li al Conseller el nostre desacord amb la mesura i anem a demanar-li que rectifique la postura de l’empresa Marina Salut.  

dijous, 12 de juliol de 2012

El dijous 11 de juliol, decidirem presentar-nos a les portes d'urgències de l'hospital i llegir el manifest CUANTO VALE UNA VIDA. Per la quantitat de persones que assistirem pensem que ha estat un èxit de participació. Moltes gràcies per la vostra presència. HO FEM PER TOTS.

Ací unes quantes fotos.

dilluns, 9 de juliol de 2012


¿CUANTO VALE UNA VIDA?



            No es una pregunta retórica, y aunque nosotros no tenemos la respuesta, al parecer los directivos de Marina Salud S.A. si la tienen. Al menos eso se desprende de su anuncio de que los servicios de urgencia nocturnos  de siete pueblos de la Marina Alta no son ‘rentables’ y por lo tanto van a desaparecer. La rentabilidad significa un beneficio económico, y los servicios de urgencia de proximidad significan salvar vidas. Es una difícil ecuación en la que las matemáticas no tienen, no deberían tener, la última palabra. A ninguno de nosotros nos gustaría formar parte de esas cuentas diabólicas en las que nuestras vidas o las de algún familiar cercano o amigo son tasadas como algo digno de ser salvado, o no, según su rentabilidad económica.

            Los profesionales sanitarios de los Centros de Salud de Ondara, Vergel, Gata y Pedreguer, esos mismos centros de salud que Marina Salud S.A. quiere cerrar por las noches,  llevan veinte años formándose y actualizándose en Reanimación Cardiopulmonar Básica y Avanzada, esa técnica que sirve para que una persona con un infarto de  miocardio salve su vida antes de llegar a un hospital, o en atender un cólico nefrítico, esos que dicen que duelen tanto como un mal parto, o en resolver un accidente laboral, doméstico o deportivo con inmediatez. No nos cabe duda de que muchas urgencias atendidas en los centros de salud son banales y revisten poca gravedad, pero solo con que resuelvan una urgencia vital están más que justificados.

            No nos ponemos melodramáticos, solo hacemos memoria, cuando recordamos que hace apenas 3 años fue necesario que una niña estuviera a punto de morir en Jávea para que aumentaran el personal de guardia de ese centro de salud de un médico y una enfermera a dos médicos y dos enfermeras. El mismo personal que Marina Salud S.A. volvió a reducir a principios de este año, porque al parecer la memoria es floja y los números son obstinados.

            Ahora van más lejos y quieren dejar a siete pueblos de la comarca, los cuatro ya mencionados más  Els Poblets, Beniarbeig y Benidoleig sin ningún tipo de atención sanitaria nocturna. Volvemos a hacer memoria para recordar que antes de que se construyeran los centros de salud, allá por los años 80, todos y cada uno de los pueblos tenía su personal de guardia, el cual atendía a la población con su buen hacer y sus escasos medios. Los centros de salud fueron un gran avance, tanto en medios humanos como materiales. Cuando se diseñó la atención primaria de salud  ya se sabía que ofertar la atención sanitaria durante las 24 horas de cada día suponía un esfuerzo económico por parte de toda la población, pero al mismo tiempo  un paso de gigante en la calidad de la atención a la salud de las personas.



Después de tantos años parece que ahora los ciudadanos de la Marina Alta tenemos menos categoría ya que no tenemos derecho ni siquiera a tener personal de guardia en nuestras poblaciones, es decir, que de  pronto vamos a retroceder 40 ó 50 años en cuanto a atención sanitaria.

            Se nos ha comunicado que tendremos que acudir al Hospital de Denia y nosotros nos preguntamos, si actualmente hay que esperar de cuatro a seis horas para ser atendido ¿Cuánto tendremos que esperar cuando estos siete pueblos se queden sin urgencias? Si ahora se colapsa con frecuencia ¿no estará permanentemente colapsado? Para su información tenemos que decirles que la actual plantilla del servicio  de urgencias del Hospital de Denia es limitadísima para una población de 120.000 habitantes en invierno y más del doble en verano, de ahí su escasa eficacia al resolver urgencias. Juzguen ustedes mismos si eso es razonable. No les preguntamos si es rentable porque a buen seguro que lo es.

            Desde esta plataforma para la defensa de la sanidad pública de la Marina Alta queremos decirle a la población que no se quede parada, que se movilice, que hable con sus representantes políticos y que haga todo lo posible para no perder su dignidad como personas ni su derecho a una atención sanitaria mínimamente razonable. Esta medida tan perjudicial para los ciudadanos no es la primera, ni será la última, ya que el ansia de beneficios de una sociedad anónima no conoce límites. Queremos decirles que tendrán que empezar a acostumbrarse a luchar por aquello que es suyo por derecho, porque el único objetivo de una sociedad anónima es repartir dividendos entre los accionistas y no, desde luego, trabajar para conseguir una sociedad más justa.

            Queremos decirle a los directivos de Marina Salud S.A. que reconsideren su postura, que sean razonables, y si realmente son tan buenos gestores como ellos dicen que busquen otras formas de mejorar la rentabilidad de su empresa con medidas que no afecten ni a la calidad ni a la cantidad de la atención sanitaria de nuestra comarca.

            Por último queremos decirle al señor Conseller de Sanitat que prohíba terminantemente esta medida y otras similares que puedan intentar en el futuro. Como máximo representante de la sanidad valenciana debería ser consciente de lo que aquí nos jugamos todos.

            Señor Conseller, la sanidad pública no se inventó para darle a ganar dinero a sociedades anónimas, sino  para conseguir, con el esfuerzo de todos, tanto los profesionales sanitarios como los ciudadanos que la sufragan con sus impuestos, una sociedad más justa donde todo el mundo tenga derecho a la salud independientemente de sus ingresos. Al igual que las pensiones de los jubilados, no necesitan ser rentables para ser justas.

            Antiguamente cada vida tenía un precio, aquel que cada uno podía pagarse por la atención médica, pero eso, afortunadamente pasó a la historia. Ustedes parecen empeñados en hacernos retroceder 50 años pero no vamos a consentirlo porque hoy en día, señor Conseller, una vida no tiene precio.