dimarts, 24 de juliol de 2012

Los sindicatos advierten de que el cierre de urgencias es ilegal

A. P. F. DÉNIA La eufemística "reorganización" de la sanidad en la Marina Alta es un hecho. Los centros de salud de Pedreguer, Gata de Gorgos, Ondara y el Verger (estos dos se turnaban) ya no atendieron anoche urgencias. Los vecinos de estos pueblos, así como los de Beniarbeig, Benidoleig, Els Poblets y las entidades locales de la Llosa de Camatxo y Jesús Pobre, pueden empezar a acostumbrarse a coger el coche si enferman. Las guardias se atienden ahora en el hospital comarcal de Dénia (en la Xara).
Sin embargo, la Plataforma en Defensa de la Sanitat Pública en la Marina Alta no está dispuesta a que se cierren sin más estas urgencias nocturnas. Respaldado por el alcalde de Pedreguer, Sergi Ferrús, del Bloc, los diputados Jordi Serra (PSPV) y Lluís Torró (EUPV) y el secretario comarcal de ERPV, Saül Ortolà, uno de sus representantes leyó ayer un comunicado que incidía en que el cierre de estos centros de salud en horario nocturno es incluso ilegal. El comunicado abundaba en que suprimir este servicio y desviar las urgencias de atención primaria al hospital "supone una vulneración flagrante de la Ley General de Sanidad y de la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud". Recordaba que los centros de salud "salvan vidas en urgencias" y garantizan que se atienda durante las 24 horas del día a enfermos que necesitan cuidados paliativos como son los postquirúrgicos, oncológicos o crónicos.
El comunicado lo leyó Xavi Pons, quien también representa a Intersindical Salut. En él, se calificaba la situación de "tragicómica". "Cómica porque pone de manifiesto que los directivos de Marina Salud desconocen totalmente el Sistema Nacional de Salud y las leyes que lo gobiernan, y trágica porque de seguir adelante dejará a muchos ciudadanos sin su derecho efectivo a una salud pública digna y de calidad con un peligro real para sus vidas y salud".
La plataforma advirtió de que se está discriminando a los vecinos del Verger, Els Poblets, Ondara, Beniarbeig, Benidoleig, Pedreguer y Gata. "Tienen el mismo derecho al acceso a la salud que cualquier otro ciudadano, y este derecho está protegido constitucionalmente", recalcaba el comunicado.
El cierre de estas urgencias ha hecho estallar la crisis sanitaria en la Marina Alta. La plataforma emplazó ayer al conseller Luis Rosado a "dar la cara" y dejar claro a la empresa Marina Salud que no puede suprimir servicios básicos. Además, exigió la dimisión del gerente de la empresa sanitaria.
Frente progresista contra los recortes y resignación en el PP
Los alcaldes del PP se borran del frente contra el cierre de las urgencias nocturnas de cuatro centros de salud. Dan por buena esa "solución intermedia" de que sus vecinos acudan a un servicio habilitado por Marina Salud en el hospital comarcal en lugar de a los centros de salud de Xàbia y Dénia, que están mucho más lejos. Solo los alcaldes de Pedreguer y Benidoleig, Sergi Ferrús y Josep Vicent Pons, ambos del Bloc, mantuvieron el viernes, en la reunión de munícipes con Marina Salud, su rechazo frontal a la supresión de las guardias en horario nocturno. Los partidos progresistas y los sindicatos no se resignan. Bloc-Compromís, PSPV, EU y ERPV mostraron ayer su apoyo a la Plataforma por la Defensa de la Sanitat Pública.

FONT: LEVANTE EMV

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada